Foros para animales especiales
 
 
Trad. Inglés-Francés
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

¿Quién está en línea?
En total hay 19 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 19 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1020 el Sáb 11 Dic 2010 - 11:21.

La Caza ****

Ir abajo

La Caza ****

Mensaje  babeltrini el Jue 29 Ene 2009 - 23:46

El hombre y la Tierra

La caza


--------------------------------------------------------------------------------


ejos está la visión antropológica del hombre cazador por su propia subsistencia, probablemente la primera actividad en procura del sustento que ejerció el ser humano desde que emergió sobre la Tierra. Lejos se encuentra aquel sentimiento de abatir sólo lo que se necesitaba y conservar para el día siguiente, y no por el interés del trofeo, en realidad el cadáver para "adornar" el salón; el competir a superar con otros depredadores humanos el número de piezas hoy en juego, o la simple diversión de ver como cae acribillado un ser vivo.



Las especies denominadas "cinegéticas" son susceptibles de ser abatidas en el ejercicio de un simple acto recreativo.

La "suerte" de llamarse cinegético...



--------------------------------------------------------------------------------


El invento de la munición de postas y de caza mayor ha sido una de las peores noticias para la vida salvaje en toda la historia de la humanidad; por los efectos inmediatos derivados de la facilidad de matar en mayor cantidad y más rápido, y por otros que se manifiestan a un plazo más largo consecuencia de la plumbosis o contaminación por plomo. La destrucción de la biodiversidad que de forma indiscriminada se ha llevado a cabo por el egoísmo, la inconsciencia y desaprensiva actuación humana, ha puesto al borde la extinción a muchas especies. Sólo entonces, las especies amenazadas han tenido la "suerte", realmente la desgracia, de que los mismos desaprensivos velando por sus crueles intereses, a la vista de que su diversión peligraba, decidieran acuñar el término "cinegético" a todo aquello susceptible de abatir por placer, y de esta forma irónicamente "salvarlos" de la extinción. Así, todas las especies catalogadas de cinegéticas, son "conservadas" en un número mínimo o criadas en cautividad, para una vez sueltas disfrutar haciendo sonar la pólvora y, repartiendo plomo a diestro y siniestro, desgarrar cuerpos y eliminar pletóricas vidas, en un ejercicio que los cazadores profesionales llaman "deporte", pero que sólo responde a un instinto exclusivo del ser humano, el único capaz de matar por simple placer



Un perro bien adiestrado es un bien muy cotizado en el mundo de la caza.

Un negocio muy lucrativo...



--------------------------------------------------------------------------------


La caza, es además un lucrativo negocio. La actividad es normalmente ejercida por personas pudientes, ya que las cantidades que generalmente se invierten en mantener esta afición impide practicarlo a las clases más humildes, salvo mediante el furtivismo, que supone un verdadero problema a erradicar. Además de armas y municiones, es preciso adquirir, mantener y adiestrar a perros específicos para esta actividad, que una vez han alcanzado el nivel deseado son muy cotizados en el mundo de la caza. Igualmente, se obligan a estar en posesión de las correspondientes licencias gubernativas, abonar los derechos para cazar en las zonas acotadas, e invertir en medios de transporte de personas y perros para el acceso a las zonas de montaña. Desde la Edad Media, la caza estaba reservada a los nobles, que cuidaban sus cotos con esmero y aplicaban duras sanciones a quienes osaban mancillarlos.

Millones de euros se mueven en este mundo anualmente: sustanciosos cotos privados, donde se paga por matar legalmente; circuitos turísticos que presentan como reclamo maravillas cinegéticas de un país; criadores; mercado de perros; industria de armas; restaurantes que demandan determinadas piezas muy valoradas, y por las que abonarán buenos precios; y otras muchas actividades y negocios que se encuentran alrededor de la caza. En definitiva, la vida animal salvaje a subasta del mejor postor.

La interferencia humana en las poblaciones naturales...



--------------------------------------------------------------------------------


El proceso de repoblar un coto de caza mayor, es un ejemplo de interferencia humana en las poblaciones naturales.

El proceso de repoblar un coto de caza mayor, es un ejemplo de interferencia del hombre en las poblaciones naturales con toda la complicidad de las leyes de ordenación cinegética, que autorizan a "secuestrar" una serie de ejemplares para su posterior reproducción en cautividad: machos monteses, ciervos y jabalís son las especies más deseadas. Tras ser arrancadas de su ambiente natural, unas son eliminadas por no cumplir las condiciones deseables, y otras abandonadas directamente en el monte cuando presentan lesiones o mutilaciones causadas por los crueles métodos de captura. Las condiciones de transporte, que de por sí ya se realizan en condiciones de hacinamiento, suponen factores muy estresantes que deterioran las condiciones físicas de los animales. La fase de cuarentena de los ejemplares que consigan mantenerse aptos, no deja de ser un corredor de la muerte, donde unos animales salvajes no acostumbrados a la cautividad se muerden y lesionan presas de histeria por el encierro.

Durante el periodo de reproducción se hacen presentes riesgos de índole sanitario: enfermedades infecciosas, parásitos y los relacionados con el tema nutricional; no hay que olvidar que se ha extraído un animal de su entorno salvaje, y se le está sometiendo a unos parámetros vitales que rompen drásticamente con su ambiente habitual. El alto índice de mortandad es una de las consecuencias de estas actividades. Posteriormente, cuando la especie sea introducida de nuevo en el coto, no estará exenta de transportar consigo genes patógenos extraños, que afectarán a las demás especies que ya se encontraban antes en libertad; estas alteraciones pueden incluso llegar a extinguir la especie del coto.



El plumbismo, o contaminación por plomo, tiene un gran efecto en las aves acuáticas, que tras su ingestión les produce intoxicaciones irreversibles.

Los efectos en el medio ambiente...



--------------------------------------------------------------------------------


El ejercicio de la caza no es inocuo para el medio ambiente. En esta actividad se utilizan armas de fuego que son las responsables de contaminación química de los suelos. El más llamativo de los efectos contaminantes es el plumbismo, consistente en el envenenamiento por plomo de la cubierta vegetal. Millones de cartuchos y miles de millones de perdigones se esparcen anualmente por los montes y campos donde se practica la caza, que permanecerán activos en el suelo durante periodos que oscilan entre 100 y 300 años. El plomo, tras ser ingerido por las aves acuáticas, les causa la muerte al producirles intoxicaciones irreversibles.



El arma de fuego es un elemento que no encaja en el ambiente natural, donde el animal se encuentra en clara desventaja.

Reflexión sobre el sentimiento de matar animales como acto recreativo...



--------------------------------------------------------------------------------


Desde un punto de vista ajeno al medio ambiente o los derechos de los animales, no podemos evitar realizar una reflexión sobre sentimientos humanos. El cazador moderno realiza su actividad en un ejercicio de derecho, amparado por las leyes que la regulan, y si busca adecuadamente encontrará muchas razones para justificarla pero, en su fuero interno como ser humano, es probable que se formule alguna pregunta sobre ese sentimiento que alguna vez le habrá embargado: el porqué, encontrándose en la actualidad sus propias necesidades vitales aseguradas y ante la mirada atónita de su víctima, le satisface ver caer a ese ser vivo frente a la inapelable potencia destructora de su arma de fuego, un elemento éste que además no encaja en el ambiente natural, donde el animal se encuentra en clara desventaja.

En la actualidad, encontrándose el cazador con sus propias necesidades vitales aseguradas, no se concibe su sentimiento de satisfacción al ver caer a un ser vivo ante la inapelable potencia destructora de su arma de fuego.

Algunas otras actividades son aún más incomprensibles y difíciles de concebir que habiten en el alma de un cazador, como las ejercidas en algunos países en la caza del zorro donde, desde una desproporcionada posición de fuerza, se acorrala a un zorro mediante rehalas de perros, hombres a caballo y estruendosos sonidos que aterrorizan al animal, obligándole a correr despavorido y desesperado en cualquier dirección buscando un cobijo que se tornará inexistente, para una vez cansado y derrotado dejarse sucumbir desgarrado por las jaurías. El primer cazador a caballo que consigue alcanzar el cadáver será el ganador. En esto consiste la diversión de algunas formas de caza, actos "recreativos" que sencillamente no tienen calificativo, ni la actividad ni el que la practica.
avatar
babeltrini
Las JefASH

Femenino Capricornio Dragón
Cantidad de envíos : 2029
Edad : 53
Localización : Ibiza
Fecha de inscripción : 21/11/2008

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.